¿Qué es un oficiante de bodas?

oficiante bodas

Si has pensado en casarte y quieres celebrar la boda en Vitoria en ese idílico lugar al aire libre o en una hacienda, hay mucho que organizar, desde la contratación del DJ a la búsqueda de menús de boda económicos

Entre todos estos detalles quizás te plantees la opción de contratar a un oficiante de bodas. También es llamado maestro de ceremonias y es la persona encargada de oficiar el enlace, aunque de manera simbólica, de forma afectiva y personal. 

Aunque es habitual que el oficiante de bodas siga una serie de pautas, la ceremonia puede realizarse completamente al gusto de los novios, lo cual es una de las grandes ventajas de la contratación del maestro de ceremonias. 

¿Qué tareas realiza un oficiante de bodas?

La tarea principal del oficiante de boda es organizar y crear una ceremonia perfecta para los novios, adaptándola a sus creencias y gustos, mientras ellos se encargan de organizar una boda en Vitoria. 

Es habitual comenzar con una reunión con los novios para conocer los detalles de su historia de amor, así como lo que les gustaría que hubiera y que no en su ceremonia. Entre los aspectos que se hablan están el tono del discurso, la introducción de algún ritual y la intervención de los novios mediante los votos. 

Uno de los aspectos más emotivos y que no puede faltar en la ceremonia en las bodas en Vitoria es la intervención de personas especiales para la pareja, que les dedican unas palabras o incluso tocan un instrumento o canción para ellos. Esto hará de su enlace el momento más especial de sus vidas. 

El maestro de ceremonias será el encargado de coordinar las intervenciones con el resto de detalles de la ceremonia y así conseguir un resultado perfecto que deje al futuro matrimonio emocionado y feliz. 

¿Quién puede ser mi oficiante de bodas?

Aunque realmente el oficiante de bodas civiles en Vitoria puede ser cualquier persona, lo habitual es que sea un oficiante profesional o algún amigo o familiar.

Oficiante profesional 

La principal ventaja que aporta la contratación de un oficiante de bodas profesional es la experiencia que aporta en la realización de este tipo de actos. 

Esto ayudará a que sepa captar la atención de novios y de invitados y que los nervios no influyan en su discurso, teniendo un resultado excelente. 

Además, el discurso será personalizado y podréis revisarlo con él antes del día de la boda. 

Amigo o familiar 

Si decidís escoger a un amigo o familiar como maestro de ceremonias, esto os asegurará una boda original y llena de emoción. 

Es recomendable elegir a alguien que muestre ilusión por hacerlo y que tenga unas condiciones de creencias similares a las nuestras. Con esto os aseguraréis de que le pondrá empeño y que saldrá justo como lo habéis imaginado. 

La desventaja que tiene esta opción es la posibilidad que a nuestro familiar o amigo se le olvide una parte del discurso o que le traicionen los nervios empañando un poco el discurrir del enlace. 

Contratar un oficiante de bodas profesional

Una de las opciones a la hora de contar con un maestro de ceremonias, es contar con un oficiante de bodas profesional. Aunque inicialmente puede que te parezca menos personal y emotivo que contar con familiares o amigos, esto aportará una serie de ventajas:

  1. La ceremonia será más realista. Aunque no tendrá validez oficial, el profesional hará parecer a los invitados que la tiene. 
  2. Asesoramiento. El oficiante profesional os ayudará a elegir la música para cada momento, así como las intervenciones y todo aquello que queráis incluir. Con su asesoramiento hará que el resultado de la ceremonia sea equilibrado. 
  3. Don de la palabra. Con la contratación de un profesional os evitaréis las lágrimas en los momentos emotivos, los momentos de vergüenza y también los olvidos provocados por los nervios del momento. Os asegura la captación de la atención de los invitados y la capacidad para comunicar. 
  4. Espontaneidad. Su experiencia ayudará a solucionar sobre la marcha cualquier imprevisto que surja durante el desarrollo del enlace. 
  5. Control. El oficiante se hará cargo de todo, sin sorpresas y sin tener que estar pendiente de todo. 
  6. Personalizado. Contaréis con la posibilidad de hacer una boda personalizada con un profesional especializado. 

Todas estas ventajas hacen que la contratación de un profesional dedicado a oficiar ceremonias sea una buena opción así como una garantía de buen resultado al evitar la improvisación y contar con la experiencia y el saber hacer de un profesional del sector.

A la hora de preparar nuestro enlace, una buena opción es hacerlo en el lugar que más nos guste y elegir un oficiante de bodas. Para ello podemos contar con un familiar o amigo que hará de nuestro enlace un momento inolvidable o contratar un oficiante profesional. Esta última opción aporta muchas ventajas, como son la experiencia, el asesoramiento o el don de la palabra y así evitaremos los imprevistos y conseguiremos nuestra boda de ensueño. 

× ¿Podemos ayudarte?